Autor Tema: La voluntad de las plantas  (Leído 180 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Lenuta Carey

  • Gevros
  • *
  • Mensajes: 35
  • Karma: +3/-0
    • Ver Perfil
La voluntad de las plantas
« en: Enero 24, 2017, 07:35:04 am »
Las hojas se movían ansiosas en la suave brisa nocturna queriendo responder a las preguntas que los seres de dos piernas no lograban descifrar. Veían cosas pero no había nadie a quien contárselo, ellos no las escuchaban como lo hacía ella. Durante todo ese tiempo escondida entre sus arboles las cuidó, la tierra que las solía enfermar poco a poco mejoró y las sacó de su estupor, ¡Magia negra! ¡La magia negra casi las mató! ¿Como lo hizo? ¿Qué hizo? ¡Ella las salvó! Con su gentil mano y su aliento cálido, la loba los rescató del profundo sueño que alguien mucho tiempo las atrapó.

- No pueden - masculló una mujer despertando de su sueño, las plantas a su alrededor hablaban tan alto que le fue casi imposible no hacerles caso. Pasaron tanto tiempo sin poder hablar con alguien que se sentían emocionadas - No pueden  - repitió colocándose en su costado y recogiendo sus piernas entre las hojas secas que conformaban su pequeña cama sin abrir sus ojos. - Eso fue los que las llevó a enfermarse.

Un suave quejido le advirtió que su beta había terminado de correr junto con la manada por las cercanías y venía a comprobarla. La peliroja no se movió mientras este pegaba su frio hocico contra su sucia mano pidiéndole algo de consuelo, estaba ansioso por verla acostada y no con su manada. Lo Acarició con ternura adorando su preocupación y a la vez odiandose por haber generado ansiedad entre sus lobos. Ella no se sintió con muchas energía tras haber absorbido tanta magia negra por descuido, pensó que si dejaba a su loba andar por allí haría estragos en la Academia. Todavía recordaba lo que ese director le dijo hace tiempo atrás "No hagas cazas cerca de la academia sino quieres ser atrapada", era lo unica regla que respetaba de ese mundo. - ¿Qué deberíamos hacer? - preguntó bajando su mano hasta el lomo de la bestia - Me estoy cansando de esperar... - dejó caer la mano a un lado de su rostro mientras abría suavemente sus ojos - El ya murió... ¿A quien deberíamos asesinar ahora? ¿uhm? - Uno a uno sus otros lobos aparecieron gimoteando por su atención, querían que su alfa los consolara también ya que la magia de la manada no era suficiente teniéndola tan agotada - Acuéstense conmigo, no podré drenar la esta oscuridad sin ustedes - no podre hacerlos más fuertes sino se acercan. susurró su loba en el interior de su cuerpo. La obedecieron formando una maraña de pelos a su alrededor compartiendo calor corporal y energía. Lenuta pensó que este tipo de magia ya no se conseguía, no se veía entre los andantes de esa era tan extraña, ¿Cuanto más debía esperar? Su loba siguió sin querer levantar su cabeza de sus patas ignorándola, solo quería matar a una persona pero ya estaba muerta. - Falta poco para la luna - dijo  mirando al cielo - ¿A quien debería matar?

Las plantas, entrometidas, empezaron hablar de ciertas personas que vivían en la academia. Decían que los infortunios los rodeaban y que los tenebrosos constantemente los acosaban en busca de respuestas, querían que fuera hasta ellos y les preguntara a quien matar. ¿Por qué debía preguntarle a unos simples humanos? gruñó su loba molesta, pero Lenuta sintió curiosidad por estas personas. ¿Debería conocerlos? ¿Debería matarlos? Pensó en el chico que conoció a Flamel, ¿Estaría muerto? ¿Sería parte de esas personas? ¿Debería matarlo? Desde que descubrió que la iban a utilizar como un arma escapó de sus antiguos captores escondiéndose en el bosque y matando a quien se dignara a sobrepasar sus terrenos. ¿Qué pasaría si volviese? ¿Vería a ese director de nuevo? Vuelve... vuelve... vuelve... coreaban las plantas a su alrededor incitándola. Cerró sus ojos. ¿Volver? Vuelve... vuelve... vuelve... ¿A quien mataría si volvía? ¿Qué haría? vuelve... vuelve... vuelve...

- CALLENSE - Gruñó incorporándose. Sus lobos inmediatamente subieron sus cabezas alarmados por el gruñido de su alfa, mostraron su cuello sumisamente creyendo así aplacaría su molestia con las plantas parlanchinas - ¿Por qué he de volver? - preguntó frunciendo el entre cejo y agarrando un puñado de hojas secas sabiendo que ellas tenían un motivo oculto, ya sea para salvar a sus hermanas o para responder sus preguntas nunca decían algo en vano. Los tenebrosos rondan en la academia, ellos quieren una luna sangrienta. cantaron antes de sumirse en completo silencio. Lenuta se quedó en blanco antes de pararse sobre sus pies y correr eufórica seguida por sus lobos, su cacería no hacía más que iniciar. 
« Última modificación: Enero 24, 2017, 10:23:24 am por Lenuta Carey »
Maybe i'm not here