Autor Tema: Secretos - Tercera Parte  (Leído 761 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Urd

  • Amos del Destino
  • *
  • Mensajes: 31
  • Karma: +1/-0
    • Ver Perfil
Secretos - Tercera Parte
« en: Noviembre 23, 2014, 12:41:39 pm »
Pronto las cursadas adicionales terminarían y las cosas no harían más que cambiar en tantos sentidos. Charlotte sabía eso, y con la noticia de que su vida se encontraba prácticamente acabada al no poder seguir una carrera, poco a poco se iba deteriorando, sin dejar que los demás lo vieran. Pero algo ocurrió, la gota que había derramado el vaso por fin había llegado. La joven de los cabellos de fuego se encontraba fuera del instituto, esperando a Meredith.

" Maldición... ¿Sidney?"

Los ojos de ambas brujas se encontraron. La mujer que tenía en frente, una mujer alta, esbelta de ojos impresionantemente profundos y cabellos largos y dorados como el sol sonrió cuando la escuchó decir su nombre. Con un saludo simple se despidió de los que la rodeaban y ni lerda ni perezosa se acercó a su amiga de cabellos rojos.

"Luces cómo si un hipogrifo te hubiera dado un cabezazo, ¿Qué te sucede, Char?".

"- Yo... Estaba buscando a Meredith, debo decirle algo."

Un brillo en los ojos de Sidney se movió con una velocidad asombrosa. La joven de cabellos dorados mostró una sonrisa mientras tomaba el antebrazo de Charlotte y lo apretaba con suavidad. Sidney sabía muy bien lo que hacía.

"Por favor, Charlotte. A estas alturas ya deberías saber que todo lo que yo sepa, Meredith lo sabrá. ¿Qué te preocupa?"

"Sí, si... Supongo que está bien. Algo horrible a pasado."

La expresión de intriga de Sidney fue cambiando poco a poco a medida que la pelirroja contaba cómo había terminado desnuda en el piso de la taberna con Ryan Lestrange sobre ella. Sin duda Sidney Andrews ocultaba muy bien la sonrisa que su rostro quería emanar, sin embargo su expresión fue completamente shock cuando escuchó el verdadero problema en todo esto.

"Y estoy... Embarazada."
« Última modificación: Noviembre 24, 2014, 12:06:50 am por Urd »
"Llora hasta que tus lágrimas puedan llenar el páramo en el que se convirtió tu corazón..."

Desconectado Urd

  • Amos del Destino
  • *
  • Mensajes: 31
  • Karma: +1/-0
    • Ver Perfil
Re:Secretos - Tercera Parte
« Respuesta #1 en: Noviembre 24, 2014, 06:20:04 pm »
- ¡Lo estoy perdiendo, Sidney! Lo estoy perdiendo cada vez más, estoy segura de que es cuestión de tiempo para que me deje.

Aquella noche era lluviosa y la vista de toda la ciudad mojada era lo que tenían Sidney Andrews y Melissa Simmons frente a ella. Eran altas horas de la noche, el grupo originario se había juntado a estudiar en conjunto, pero las horas fueron golpeando a algunos hasta dejar a las dos mujeres en el departamento de Melissa. Parecía que el amor se había convertido en obsesión y Sidney simplemente se limitó a sonreir mientras jugaba con una copa de vino en su mano.

" Ya decía yo que la sesión de estudio de hoy había sido un poco más incómoda que las anteriores. "

Sin embargo parecía que el humor de Sidney no era lo que Melissa necesitaba para tranquilizarla, y la expresión de odio y exaltación que la joven Simmons tenía en su rostro parecía ser lo bastante obvia para que Sidney cambiara su respuesta en un segundo plano.

"Oh, Merlín. Busca la forma de que no pueda dejarte, enfermate de algo, ten un bebé, busca una manera d..".

"- ¿Cómo demonios se supone que voy a conseguir eso? Sabes que no puedo quedar embarazada."

"Pero Ryan no lo sabe."

"- No puedes conseguir un niño de la galera, Sidney, por el amor a morgana."

"Subestimas lo que puedo o no hacer cuando una amiga me necesita. Dejalo en mis manos"

Melissa observó cómo la blonda daba un trago largo de su copa y sonreía de una forma casi maléfica. Simmons se preguntó así misma si era verdad lo que Sidney decía, o inconscientemente acababa de firmar un trato con el diablo en persona por la desesperación.
"Llora hasta que tus lágrimas puedan llenar el páramo en el que se convirtió tu corazón..."

Desconectado Urd

  • Amos del Destino
  • *
  • Mensajes: 31
  • Karma: +1/-0
    • Ver Perfil
Re:Secretos - Tercera Parte
« Respuesta #2 en: Enero 30, 2015, 12:58:03 pm »
Menos de dos semanas habían pasado desde que Charlotte y Sidney habían tenido aquella charla develadora. Las cosas para la joven pelirroja parecían no cambiar en absoluto, y al contrario de lo que esperaba no hacían más que empeorar.
Su mente divagaba en lo que podría o no hacer en su vida y las opciones cada vez eran menos, apenas y sentía el frío de la calle y parecía haber perdido el hilo de la conversación con aquella rubia de ojos azules penetrantes conocida como Sidney.


"¿Me estás escuchando Charlotte? No puedes simplemente suicidarte y acabar con esto por el amor de Merlin. ¡Oye! Mirame".

Las uñas de Sidney se impregnaron en el rostro de Charlotte mientras la blonda la giraba con fuerza para que la enfrentara a los ojos, quizás con un poco violencia pero eso era lo único que parecía funcionar con Charlotte en aquellos días. Ella miró a su rubia amiga y bajó la mirada en señal de vergüenza por la decisión que había considerada apropiada a su inevitable situación.

"Escucha Charlotte, hay otra solución si de verdad piensas eso ahora... No quería decirtela, pero creo que es la más apropiada. Puedes unirte a nosotras, a Meredith a mi, la misma mente el mismo futuro. No contestes, Meredith me dio el visto bueno, de esa forma yo me aseguraré de que no te quites la vida y tu podrás descansar de todo hasta que te sientas mejor, es un proceso complicado pero... Creo que es lo mejor".

"- Pero... ¿Qué pasará con el bebé?"

Sidney apartó su mano del rostro de Charlotte, por la expresión en sus ojos y el simple hecho de que había confirmado su aceptación con su mirada, la rubia manipuladora ya sabía que la tenía en sus manos. Su expresión más trágica y se mostró cuando negó con la cabeza a lo que Charlotte sabía desde un principio.

"No sobrevivirá..."

"Lo haré. Gracias, Sidney. Gracias..."

La inestabilidad en Charlotte era palpable y para una sociópata de la clase de Sidney esa era la mejor clase de persona para manipular. Sellando el trato verbal con un abrazo repleto de dolor para la pelirroja, parecía que finalmente el diablo había cosechado un alma nueva.
"Llora hasta que tus lágrimas puedan llenar el páramo en el que se convirtió tu corazón..."