Autor Tema: Golpe de Realidad - Primer Parte  (Leído 537 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Urd

Golpe de Realidad - Primer Parte
« en: Abril 22, 2014, 02:17:41 pm »
Era una cálida tarde después de los cursos de preparación post-Hogwarts, una joven de cabellos rojos y sonrisa alegre caminaba jovial junto a otra de rasgos parecidos, sus cabellos castaños sin embargo, eran más cortos y su mirada parecía demostrar sensatez y algo de esperanza al porvenir. Jovenes brujas llegando a sus veinte años, con un gran futuro por delante... o al menos, eso creían.
"Aún trato de acomodarme a esta nueva vida, ¿Sabes? Hasta hace poco menos de dos años todo parecía tan simple."
La joven de cabellos de fuego miró de reojo a su compañera mientras continuaban su camino, su sonrisa había desaparecido y una expresión algo nerviosa había ocupado su lugar. Sin duda algo perturbaba la mente de la joven Charlotte. Y Meredith Wells, su confidente, no tardó en notar el rápido cambio de humor de su compañera.

" Tienes que dejarte llevar más, Char. ¿Qué importa lo que los exámenes digan? Fue sólo un momento en el que te paralizaste, estoy segura de que si te presentas nuevamente lo harás bien, yo puedo ayudarte".

"¡Ni lo pienses, Meredith! Tienes demasiadas cosas en la cabeza como para ayudarme con esto, el ingreso al ministerio no es algo que se tome a la ligera, más a la división en la que piensas estar."

" ¡Patrañas! Sabes muy bien que Ruggiero, Ryan y yo estamos prácticamente adentro después de todo lo que hemos trabajo, y la recomendación de Dumbledore no es algo que se tome a la ligera. Sabes que el mismo director te daría una si tan solo recursaras los exámenes".

"Calla. No voy a hablar más de este tema, hasta que tú no recibas tu carta de aceptación no te dejaré acercarte a mis apuntes. Y después de todo, sabes que no tengo la madera de auror que tienen ustedes, ni siquiera sé de qué tengo madera aún."

La sonrisa de Charlotte no reconfortaba a Meredith en absoluto, y por un segundo realmente quiso decir algo, pero la mirada de su amiga la detuvo. Sabía que no eran buenos tiempos para Charlotte pero tampoco había mucho que ella pudiera hacer si la joven no la dejaba ayudar. Guardó sus palabras para ella misma, y el camino de regreso se volvió un trecho silencioso y pasivo.



"Si tan solo no fuera tan manipuladora, es como si no pudiera tener ni un simple momento. Y sabes muy bien cómo soy yo, el hecho de que este diciendo esto es porque realmente no sé si pueda aguantar más a su lado."

La gran plaza de Dublín en Irlanda, era el lugar predilecto para pasar el rato para ellos. La juventud era propia en sus rostros, y los ojos verdes de Ryan Lestrange mostraban un deje de culpa al decir estas palabras frente a su amigo de toda la vida, un hermano prácticamente. Con el viento sobre sus cabellos opacos Ruggiero Spore no hacía más que escuchar atento lo que Ryan decía, aunque a veces su mirada se perdía en sus confusos pensamientos.

"Todos sabemos muy bien que Melissa es un caso aparte cuando a sanidad se refiere pero, ¿no es eso lo que te enamoró de ella en un principio?."

" Cuando todos éramos una gran pandilla no tenía idea de que era así, y tú lo sabes muy bien. Las únicas mujeres que soporta cerca mío son Charlotte y Meredith, incluso un poco a Sidney, pero ya sabes como ellas."

"Comprendo, por otro lado también tienes el lado de Meredith..."

"¿Mer? ¿Qué hay con ella?"

"Merlín, Ryan ¿En serio me lo vas a negar? Sabes muy bien que la amo como a una hermana después de que lo nuestro no funcionó, pero la química entre ustedes dos es demasiado obvia como para no darse cuenta."

"No sé lo que siento por ella... Pero se va a ir, ella sólo vive para su trabajo. Y la respeto por eso, es única."

" Necesitas replantear tus prioridades, Lestrange. Necesitás arriesgarte y simplemente dejar que tu corazón te diga qué es lo que debes hacer."

" Eres un cliché, Spore."

La risa hizo eco en el silencio del parque y los dos amigos comenzaban a retirarse del lugar a la llegada del anochecer. El tema había dejado ahí, pero Ryan sabía muy bien que era lo que tenía que hacer.


"Señorita Charlotte Rumsfield:

Se le informa que debido a la tercer desaprobación de su Exámen Terrible de Alta Sabiduría e Invocaciones Secretas no podrá realizar una cuarta práctica hasta el cuarto periodo de prueba para alumnos mayores de edad, dentro de dos años al día de la fecha. Comprendemos su decepción al leer esto, pero lamentamos no poder darle otra oportunidad.
Comprendo que entenderá que al no ser aprobada su carta de solicitud de ingreso a la facultad mágica de medicina también será rechazada por el ministerio. Esperemos que esto no sea un impedimento para usted y que en un futuro se esfuerce al cien por ciento.

Con atención: Ministra de Educación y Cultura, Evelyn Thorne."

La carta ardió en llamas luego de volverse algo borrosa por las lágrimas de la joven. La ira en su interior se mezclaba con la desesperación y angustia misma. No sólo estaba decepcionando a todos a su alrededor, se había decepcionado así misma.

El golpe de la realidad había dado en el blanco en Charlotte, todos a su alrededor avanzaban y progresaban y ella se encontraba estancada, viendo al mundo moverse.
"Llora hasta que tus lágrimas puedan llenar el páramo en el que se convirtió tu corazón..."