Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Oficinas de Redacción del Cronista de Salem / Re:Intranquilidad
« Último mensaje por Verdandi en Hoy a las 01:05:53 pm »
Jennifer Gray cayó al suelo algo desorientada, el piso se partía bajo de ella y su alrededor parecía estar a punto de colapsar. El cansancio, y el estrés tanto físico cómo emocional comenzaban a afectar de una manera negativa a la joven hechicera, por un segundo no supo cómo reaccionar y fue ese momento el que Tsuna necesitó para encestar el golpe perfecto, no necesitó el cuchillo, se había impulsado en el terreno para patear a Jennifer en el pecho, cortando uno de sus brazos. Se acercó al cuerpo tendido de Gray y la tomó por el cuello, prácticamente escupió la palabra "Débil" en su rostro antes de sentir cómo su mano comenzaba a sentirse extrañamente cálida.

En el segundo en el que la barrera protectora de Vanessa Shaw se partió un brillo negro se sintió surreal en ese lugar, Vanessa se retorció de dolor pero superándolo con fuerza se mantenía firme, sus ojos se iluminaron con el brillo de fuego que rodeaba al vencejo negro y en un segundo a otro el golpe contra Ehri, la elfa, silenció todo. El sonido del hacha caer al suelo, y frente a los ojos de Sabrina, Nicholas, Charles y Vanessa, la elfa se consumió en un grito de dolor por la intensidad del fuego fuego y la manera en la que el Patronus se había aferrado a ella.

Lo último que Tsuna pudo ver en su vida mortal fue cómo Ehri se carbonizaba, su cuerpo se incendió cómo si de una mecha se tratase y en menos de un respiro se incendió más. El cabello de Jennifer flotaba ligeramente y su cuerpo cayó de golpe al suelo cuando no hubo nadie quien la sostuviese, Gray luchaba por mantenerse consciente, sintiendo cómo el cansancio y el dolor la arrastraban hacia la inconsciencia.



Los trozos de piedra comenzaron a volar hacia la elfa de cabellos rojos, los que no iban directamente hacia ella comenzaron a explotar a su alrededor destrozando el suelo y generando más proyectiles al mismo tiempo. La ira y la fuerza de Debborah Talbot era destacable, y Zytida lo podía sentir. Se había protegido bastante bien del daño colateral de las explosiones, pero eran demasiadas y constante, movió sus manos en el aire y un brillo violáceo la rodeó, logrando que varios trozos de piedra volaran a otros lados y explotaran fuera de su objetivo. Zytida se alzó en el aire y abrió un portal con agilidad para caer directamente en el, a un costado de  Debborah Talbot el portal y luego Zytida se hacían presentes. Talbot sonrió, hizo exactamente lo que ella quería. La tierra a su alrededor vibró y cómo si de un brazo de piedra se tratara la tierra golpeó de lleno a Zytida provocando que chocara contra el suelo varias veces unos metros atrás. Debborah sentía adrenalina en su cuerpo, alzó su varita en el aire, tenía un tiro limpio.



Derek Lestrange succionó la sangre y sintió sus efectos sedantes y sanadores sobre su cuerpo, la sangre de vampiresa en su cuerpo lo ayudaría a sanar sin embargo era una solución temporal, claro que la sangre te hacía sentir perfecto una vez estuviese en tu sistema pero una vez comenzaran a desaparecer los efectos el cansancio caería de golpe sobre Derek, y teniendo en cuenta su condición se esperaba un viaje intenso.
Su pierna comenzó a recuperar color y se apartó del brazo de Julie Black, Derek conocía sus límites en cuanto a sangre de vampiresa respectaba. Pronto comenzó a sentir los efectos en todo su cuerpo, era como un cosquilleo, todo se sentía más intenso, tragó saliva y respiró llenando sus pulmones antes de pararse con la ayuda de Julie, el cansancio y el dolor se sentían tan lejanos para él.



Cuando la quinta pared de hielo que Alexander Bouquet había conjurado para su protección se rompió todo hubiera sido el fin para el buen director sino fuese por el hechizo protector con el que se encantó así mismo en el momento exacto. El hielo se rompió y los restos de las cuatro paredes comenzaron a enfriarse, varios pedazos se rompieron y fueron directamente hacia bouquet en diminutos pedazos, pero fuertes y resistentes, lo suficientes para que Alexander no sufriera el daño del golpe que el Báculo de fuego producía. El cuerpo de Bouquet chocó contra una de las paredes congeladas por el impacto, pero si bien el golpe había sido fuerte, no tenía quemaduras en ninguna parte de su cuerpo, no se podía decir lo mismo de la elfa a la que se enfrentaba quien se arrancaba la estalactita del brazo con una mueca de dolor, el hielo había hecho un buen daño en su brazo izquierdo.

Alexander aprovechó ese momento para susurrar un encantamiento y el hielo que cubría su cuerpo comenzó a unirse en su mano, los pedazos infinitos de hielo habían formado un báculo, humeante, el frío de esa cosa parecía mantenerse e incluso ¿Incrementar? Alexaner, sin embargo, era capaz de sostenerlo sin ningún problema, sus manos no mostraban daño alguno.



Para sorpresa de Kara, su mano quedó sin varita en un abrir y cerrar de ojos, la destrucción de los golems la afectaba puesto que estaban ligados a ella. Por primera vez en la pelea se pudo ver el miedo en los ojos de Kara, no entendía de donde salía todo ese poder, y sus sospechas comenzaron a confirmarse cuando escuchó las palabras "Garl'c Goms" salir de la boca de Pandora. Un golem del doble de tamaño de los de Kara, de un aspecto más humanoide comenzaba a formarse de pedazos de piedra y un extraño brillo negro. Con la misma velocidad con la que se había armado, el golem atacó. Kara intentó esquivar el primer ataque del Golem pero Pandora se había cansado de jugar limpio y había atacado con un maleficio a su hermana. Pandora había lanzado una vez más el maleficio quema-carne, justo en el momento exacto en el que el golem azotó uno de sus brazos contra Kara. El peso muerto del brazo recibió ambos golpes. Un fuerte sonido se escuchó seguido del grito desesperante de Kara, la sangre brotaba con intensidad.

2
Oficinas de Redacción del Cronista de Salem / Re:Intranquilidad
« Último mensaje por Pandora Pearson en Hoy a las 12:53:41 pm »
- ¿Cómo?

Su cuerpo había cedido ante el haz de luz violáceo, Anxo era un maleficio ligado a los pensamientos negativos de una persona, el golpe de Pandora la había doblegado y se encontraba gritando de dolor al sentir la fuerza del hechizo más intensa que nunca. Podía sentir su propia magia en ese maleficio, el dolor la desconcentraba pero la podía sentir ¿Cómo era posible?
Sus rodillas recibieron todo el golpe de su peso al chocar contra el suelo, sus manos temblaban y podía sentir cómo Pandora mantenía el maleficio en ella, la sentía más cerca. Necesitaba que se detuviera, no lo estaba soportando, no lo podía soportar durante más tiempo. Al alzar la mirada se vio a ella misma, susurros, voces, gritos, dolor... Imágenes destellantes pasaban sobre su mente, cayó al suelo convulsionando. "- Incipio Pax Pacis" El contra hechizo provocó un impulso que alejó a Pandora de Kara, la bruja se había alejado lo más que podía, la pared de rayos la frenaba. Sus piernas temblaban. No sabía que estaba pasando, sentía sangre cayendo por su nariz. La batalla estaba en su punto cúspide.

- Garl'c Goms.

Las palabras se sintieron más graves que la voz de Kara, las piedras alrededor, comenzaban a tomar formar, los golems de piedra se formaban y el tentáculo ajustaba más y más la pierna de Pandora.

- Aplástenla.


Todo se sentía tan caótico y tan hermoso, los rayos, el cielo, el dolor me traía a la realidad pero mi cuerpo se sentía adormecido de alguna manera. Quizás mi tobillo ya estaba roto, quizás yo lo estaba. Esa montaña rusa de emociones, voces, susurros, lo susurros...

Me arrodillé en el suelo, y sentí cómo la energía simplemente brotaba de mi, la miré con una sonrisa en el rostro después de todo a ella le gustaba sonreír. Sin darle la oportunidad a sus golems de que dieran el primer golpe, grité moviendo mi varita en el aire. - ¡GLACIUS BOMBARDA! ¡EXPELLIARMUS!

El hielo se movió a los tres primeros, aferrándose a ellos, y cómo si de un cáncer se tratara comenzó a expandirse por sus cuerpos de piedra, y una vez que los congeló completamente. ¡PUF! Alcé mi varita en el aire cuando los tres se rompieron y usé los pedazos restantes para destrozar a los otros dos golems. Apunté mi varita sobre el tentáculo.

- ¡GLACIUS!
3
Oficinas de Redacción del Cronista de Salem / Re:Intranquilidad
« Último mensaje por Alexander Bouquet en Hoy a las 12:22:53 pm »
El encantamiento nórdico de Alexander Bouquet lo transformaba prácticamente en un avatar de hielo, el hechizo se nutria de la magia del director mientras congelaba todo a su paso y Zumi había movido sus manos en el aire una vez más, las runas brillaron en sus muñequeras y un aro de fuego se generó alrededor de ella expandiéndose y frenando la tormenta de hielo y las estalactitas que venían con ella, su contraataque fue igual de severo, envió el espiral de fuego directamente a Bouquet y lanzando un grito generó cinco bolas de fuego directamente a Alexander. Movió su mano derecha contra el suelo, y un báculo de fuego se creó, la elfa estaba lista para embestirlo y acabar con el director.


Me sorprendió la manera en la que contrarrestó mi ataque, la espiral de fuego era tan intensa que había destrozado mis ataque. Hice un espiral en el aire y agité mi varita hacia un costado generando una pared de hielo que comenzaba a ceder ante el fuego, imité el movimiento cinco veces más, sentí cómo las cuatro primeras capas se rompían por las bolas del fuego. Antes de que la quinta se destrozara, congelé el suelo frente a mi con mi varita y conjuré una estalactita en mi otra mano. Cuando la quinta pared se rompió, alcé mi varita por última vez y exclamé:

- ¡Escarcha!
4
Oficinas de Redacción del Cronista de Salem / Re:Intranquilidad
« Último mensaje por Vanessa Shaw en Diciembre 14, 2017, 01:11:47 pm »
-¡Jennifer!- grité al verla caer. Quise girarme para ver que no se hubiera lastimado, pero el impacto contra el escudo pareció resonar en todo mi ser y casi pude sentir las grietas abriéndose en mi cuerpo.

Mantuve mi equilibrio lo mejor que pude, entre el suelo partido y los golpes, y decidí que si la defensa no iba a aguantar más, tendría que empezar a atacar.

-¡Expecto Flagrate Patronum!- conjuré al aire. Apenas había podido captar el cambio fugaz de color en el cielo pero sabía que sólo una energía horrible podría haber causado eso, y si algo así estaba presente, me sentía favorecida para invocar a mi patronus. Nada más esperaba que el fuego fatuo sirviera contra elfos.
5
Residencia de Profesores / Re:En los brazos de la guerra, el espíritu asciende
« Último mensaje por Meredith Wells en Diciembre 14, 2017, 12:14:59 am »
- ¡PROTEGO METALLO!

Conjurar encantamientos sin varita era siempre algo complicado, pero para mi suerte el metal de dos de las lámparas que había cerca se derritió y fue a parar a mis muñecas frenando el golpe y cualquier corte y daño que la bruja me pudiera hacer. Me era difícil respirar bien después de aquella patada pero no había sido lo suficiente para hacerme caer, si la Academia se encontraba bajo ataque y estas elfas tenían el atrevimiento de venir a por nosotras, en nuestra casa estaban listas para un mal viaje.
 Devolví la patada en el estómago, al tenerla tan cerca era la perfecta oportunidad, volví a conjurar un encantamiento "Impulso", y pude ver cómo su cuerpo volaba metros atrás, era mejor no tenerla cerca y yo trabaja mucho mejor si tenía una buena distancia.
Con elegancia y destreza conjuré mi varita y esta apareció en mi mano.


- ¡Voltius Máxima!
6
Residencia de Profesores / Re:En los brazos de la guerra, el espíritu asciende
« Último mensaje por Victoria Jenkins en Diciembre 13, 2017, 07:49:44 pm »
  Alexander tenía que haber previsto que incluso un hechizo tan aparentemente simple como un Patronus podía ser rastreado, e instantes después, el infierno se venía al interior de la estancia.

Dos contra dos, las profesoras eran mujeres fuertes, temibles en combate, pero las armas que portaban las rivales parecían inclinar la balanza hacia ellas.

La hoja de aquella arma inquietaba a Victoria, algo le decía que si conseguía herirla con ella no solo tendría que combatir contra la sangre si no con algún maleficio o algo peor.



-¡Cruccio!


  La valquiria se movía con agilidad, Victoria ya sabía que no sería un combate fácil pero confiaba en que el ruido alertaría a algún profesor. Si la Academia estaba siendo atacada, era fundamental dar la voz de alarma.
7
Cuarteles Generales del Clan / Re:Algo despierta
« Último mensaje por Dubein en Diciembre 13, 2017, 01:32:34 pm »
Sienna se quedó pensativa mientras Ashley le hablaba, recordaba sin duda la runa que Savi quiso conjurar aquella vez, ahora lo habían implementado en toda una ciudad... Eso era magia oscura, demasiado oscura. Se llevó la mano al cuello, no recordaba nada después de la caída. Miró a Ashley a los ojos, no encontraba las palabras.

- Después de que ustedes fueran al plano alterno que se creó en la plaza, quizás unas cinco o diez minutos pasaron hasta que llegaron ellos, el cielo brillo y habrán caído unas siete personas, Savi estaba ahí. Los asesinaron a todos, era una orgía de maleficios lanzados sin ningún reparo, el lugar ya de por si estaba inestable. Ella nos llevó, conscientes, no sé si quería que viéramos todo o no le importábamos lo suficiente. Nos estaba usando cómo una trampa para llegar a ustedes. No sé a dónde nos llevó, Minho y yo intentamos escapar, llegamos a un campo de experimentación, había magos y brujas atrapados, sedados para mantenerlos tranquilos. Fue horrible. Quisimos hacer algo pero llegaron a nosotros, nos separamos y al evitar un hechizo caí por una ventana, no tengo idea que piso haya sido, no recuerdo nada después de eso. Creo que La Logia puede llegar a ser un cáncer que estuvo siempre en el mundo pero ahora, ahora se están volviendo más y más peligrosos.
8
Cuarteles Generales del Clan / Re:Algo despierta
« Último mensaje por Ashley Black en Diciembre 12, 2017, 01:23:45 pm »
El lugar se encontraba silencioso, cómo en muchas ocasiones los habían puesto juntos, la primera en despertarse había sido Sienna. Se encontraba algo confundida y conmocionada pero había sido cuidadosa de no alertar a nadie de que había recuperado el conocimiento, sabía que el protocolo la obligaba a hablar. Se levantó silenciosa, no había mucho daño, habían sido magullados... ligeramente torturados. Sus piernas fallaron al principio pero pronto se dio cuenta de que tenía más fuerza de la que pensaba, la mirada de Sienna se centró en Minho por un minuto, su respiración era lo que se oía más en aquella habitación de hospital.

Una figura en la puerta la alertó, se agitó y se puso nerviosa hasta que la luz del pasillo le dio en el rostro, se había quedado paralizada del pánico pero la voz, esa voz conocida la sacó de su letargo. Seguía sin ver pero lo primero que sintió fue un abrazo, definitivamente aún necesitaba reposo pero al poder volver a ver se encontró con el rostro de preocupación de Ashley.

- ¿Qué sucedió? ¿Cuanto tiempo estuve inconsciente?

Me acerqué a ella y la abracé, mi corazón volvía a mi al verla bien, parecía algo desorientada nada más. Me alejé de ella con una sonrisa en el rostro, había sido la sorpresa perfecta encontrarla caminando y cuestionando cosas. Me di cuenta de que Minho aún se encontraba inconsciente, la ascendencia de Chamán de Sienna quizás haya jugado efecto en eso, pero ambos eran elfos así que de por si tenían una regeneración alta. Los habían usado de carnada y nunca se los perdonaría.

- Quizás unas 16 horas, casi 17. Los encontramos en medio de Piazza San Pietro, no sé que planeaban pero seguro era llevarnos allá. Tienen una runa, hace algo a nuestra magia, es cómo si fuéramos muggles... Creo que sólo estaban probando la maldita cosa en nosotras y Derek. La Doctora dijo que no tenías ninguna herida interna, la mayor parte del daño se curó mientras estabas inconsciente. Pero ¿Cómo te sientes? ¿Qué fue lo que les hicieron?

No quería presionarla, sin duda Sienna no estaba acostumbrada a este tipo de situaciones, los secuestros tampoco eran algo usual para mi pasado pero conocía la sensación de impotencia ante esta clase de situaciones. Esperaba que Sienna confiara en mi.
9
Cuarteles Generales del Clan / Re:Algo despierta
« Último mensaje por Rose Stripton en Diciembre 11, 2017, 12:22:33 pm »
"Derek, Samara, La Logia y sus renovados intentos. Los chamanes. Nosotros estábamos acostumbrados a mantener un ritmo constante, el caos era lo nuestro." Rose se preguntaba si las chicas estaban dispuestas a eso, si podrían soportarlo sin que las afectara.

- Es cómo si cada vez que solucionamos un problema cinco más salen a molestarnos. Hay que mantener el ritmo.

Lo había percibido en el plano Trerremi y ahora que estaban de vuelta en el plano mágico aún lo podía sentir, el brillo en el rostro de Rania había vuelto, era cómo si su motivación hubiera renacido. El viaje había sido tormentoso pero había terminado con un buen resultado, sin embargo no podía evitar que su mente fuera a lugares oscuros. Rose tomó la mano de Rania y la presionó con cariño dedicándole una sonrisa. El tacto de Rose siempre transmitía calidez, era suave pero firme y no duraba mucho tiempo.

- Me alegra que estés mejor. Me quedaré aquí, deberías volver a la Isla. Creo que Calina se quedó descansando aquí pero las demás están de vuelta en la Academia. Puedes quedarte si lo deseas. Es tu decisión.
10
Oficinas de Redacción del Cronista de Salem / Re:Intranquilidad
« Último mensaje por Julie Black en Diciembre 10, 2017, 11:34:15 pm »
Derek Lestrange se encontraba tendido en el suelo, cómo uno más de los inconscientes cuerpos que yacían en la entrada de la Academia. La herida en su pierna perdía sangre a diestra y siniestra, y la energía en su cuerpo era casi nula después de las batallas constantes que había tenido que soportar. Escuchó los pasos de unos zapatos sobre el piso, ¿sería alguien dispuesto a ayudarlo? No... Derek reconocía esa energía.

- No puedo creer que un rasguño en la pierna sea lo que te mate.

No había vuelto a estudiar, eso hubiese requerido mostrar mi rostro constantemente, en lo que al mundo le constaba Julie Black había abandonado la Academia, un año sabático... La sed de sangre no era un problema, pero estar lejos de Jessica si que lo era. La soledad era una pésima compañera, y por alguna razón seguía ahí, estancada en esa Isla, alejada de todos y todas.
Dejé mi escoba a un costado, estaba sobrevolando el lugar cuando vi a las personas caer inconscientes y fue sólo cuestión de minutos antes de que Derek apareciera. Lucía mejor que la última vez que lo había visto, parecía más sano pero en sus ojos se podía notar que el verdadero Lestrange estaba en la superficie, luchando por no caer en el olvido.

- Jessica nunca me perdonaría si te dejo morir aquí.

Le sonreí al verlo, no podía evitar sentirme feliz por ver una cara conocida, su cara. Parecía que hubieran sido siglos desde que estuvimos juntos, jamás lo juzgué porque jamás me importó lo que le hiciera a los demás mientras nunca me dañara, y nunca lo hizo. Se quiso comer al mundo...
Con mi varita corté mi muñeca y me arrodillé hacia él para que bebiera mi sangre. Era patético el estado en el que estaba, y mis habilidades en medicina mágica no cubrían exactamente lo que fuese que estuviese carcomiendo su pierna. Su estado en general parecía bastante deplorable, la sangre le haría bien.
Páginas: [1] 2 3 ... 10